El San Ignacio vence a un rocoso RGC Covadonga A y acaricia el título de Liga

Las jugadoras del San Ignacio celebran la victoria ante el RGC Covadonga A

El San Ignacio dejó la Liga A-1 prácticamente vista para sentencia tras imponerse en un disputadisimo y crucial encuentro por 1-3 (25-23; 23-25; 21-25; 20-25) al RGC Covadonga A, segundo clasificado y único equipo que aún alberga opciones de discutir el título a las naranja. Y aunque las colegialas no acturaron a su mejor nivel, tuvieron la virtud de estar casi siempre metidas en el encuentro, lo que resultó determinante a la hora de neutralizar repetidas desventajas en el marcador y terminar por desactivar a la escuadra gijonesa en el duelo más intenso de la temporada.

Como viene siendo habitual en los últimos cursos, la lucha por el título ligero 2017/2018 había quedado reducido de nuevo a un mano a mano entre el San Ignacio y el RGC Covadonga A. De ahí que este partido entre los dos primeros clasificados fuera determinante en el devenir del campeonato a falta de tan solo cuatro jornadas para su conclusión. La relevancia del encuentro venía avalada por la categoría del colegiado, Diego Rodríguez del Pozo, árbitro internacional asturiano de vóley playa y de Superliga; una designación de alcurnia que refrenda el interés con el que la Federación de Voleibol del Principado de Asturias se toma los partidos más significativos de las categorías inferiores.

RGC Covadonga A y San Ignacio,, antes de iniciar el duelo.

La abarrotada grada del Pabellón Guillermo García ratificaba la magnitud del choque, que ambos equipos afrontaban con el título liguero como objetivo pero con tesituras bien distintas. Para las pupilas de Barri suponía la oportunidad de poner el campeonato al alcance de la mano ganando, o incluso cayendo derrotadas por un ajustado tanteo. A las grupistas, en cambio, tan solo les servía vencer por 3-0 y confiar además que a las colegialas se les atragantara uno o más sets, sino partidos, en las tres jornadas finales.

Publico RGC Covadonga San Ignacio Infantil

La grada del Pabellón Guillermo García, llena.

Con tanto en juego, el encuentro no decepcionó ni por intensidad ni por emoción, con dos equipos entregados por hacer valer sus opciones. Así, aunque fue el RGC Covadonga A quien comenzó marcando la pauta. el San Ignacio no tardó en responder, nivelando la manga para tutelarla con ligueras ventajas. La igualdad que presidió este tramo del encuentro fue tanto por méritos locales como por un juego colegial incapaz de dar continuidad a sus mejores bazas: saque y ataque. Ni los servicios eran regularmente buenos ni Adriana y Blanca Z. podían hacer valer sus poderosos y punzantes remates ante el efectivo bloqueo grupista. Pese a ello, las naranja consiguieron encarar el final de la manga inaugural con una ligera ventaja susceptible de ser definitiva a poco que lograran armar su ataque. Pero eso no ocurrió, consiguiendo las gijonesas remontar un  marcador adverso para anotarse el round por el mínimo margen.

Con este resultados en contra a las primeras de cambio, la incógnita estaba en comprobar cómo reaccionarían las ovetenses. Los precedentes no eran negativos. En sus dos partidos ante el Mata Jove A había comenzado perdiendo el acto inicial para terminar venciendo y convenciendo. El discurrir del segundo set fundo, sin embargo, serias dudas sobre la capacidad colegial para reconducir el encuentro; máxime cuando tras un inicio nivelado, el RGC Covadonga A se apuntó una notable ventaja, situando en el electrónico del Guillermo García un 15-7 a favor que dejaba a las colegialas en vías de perder el set, salvo reacción fulgurante.

Una reacción extraordinaria que no se hizo esperar y llegó, en primer lugar, gracias a una serie de servicios de Cristina, que recortaron cinco puntos de desventaja de una tacada; una extraordinaria reacción que se encargó de prolongar el equipo en su conjunto, propiciando así un punto de inflexión en la manga, y quizá también en el partido. Porque si hasta ese momento el sexteto dirigido por Castro había logrado imponer el ritmo sobre la cancha merced a la excelente dirección de Toti, al eficaz ataque de Laura y la contundencia de Lucía en zona tres; a partir de entonces el San Ignacio supo responder con una versión mejorada en defensa y ataque, llevando el choque a una nueva dimensión que el técnico grupista intentó atajar iniciando un carrusel de sustituciones. Pero las de Fuentesila supieron administrar con aplomo la mínima ventaja que habían arañado tras una meritoria remontada.

El equilibrio continuó siendo la nota distintiva del tercer set. Con un equipo grupista ya muy exigido por las circunstancias y un San Ignacio que demostraba encontrarse cada vez más cómodo, el juego avanzó muy pareja hasta cruzado su ecuador. Fue entonces, con un 16-16 en el luminoso, cuando emergió el hasta entonces mejor San Ignacio del partido, tanto por deportivamente como por la confianza que demostró en sus posibilidades de triunfo. La conjunción de ambos factores facilitó la conquista del tercer set, respondiendo con un parcial de 0-3 los postreros arreones grupistas.

Para no desentonar con los juegos precedentes, la igualdad tuvo su continuidad en los primeros compases el set definitivo, pero con una salvedad. Mientras que las ovetenses seguían mejorando sus prestaciones sobre el parqué, las grupistas comenzaron a vencerse ante la posibilidad cada vez más cierta de perder el partido y sus opciones al título. La última vez que el RGC Covadonga A le disputó al San Ignacio la primacía en el marcador fue con un 13-13. A partir de ese momento las naranja impusieron definitivamente su ley, llegando a la recta final del encuentro con seis match points en la recámara.

Las colegialas desperdiciaron los dos primeros, pero no el tercero. Un tercer match point ganador que anotó Lucía para cerrar el partido y poner un broche de oro a una actuación personal extraordinaria. La jugadora colegial tenía ante sí el exigente reto de suplir la ausencia de la lesionada Sofía, Cumplió de forma sobresaliente, con una altísima efectividad con el saque y en defensa, bloqueo incluído. Y en el tanto decisivo tuvo la habilidad de resolver su desventaja de envergadura la red con una parábola en diagonal a la desprotegida zona cinco  rival (Vitojuegaalvoley.com lamenta que la mala calidad de las imágenes no recojan el bote del balón).

Blanca Z. Al servicio.

Blanca Z., al servicio.

La explosión de júbilo colegial fue inmediata. conscientes como eran las jugadoras de la trascendente victoria que acaban de lograr ante un equipo difícil, mucho más cuajado que en la primera vuelta, cuando las ignacianas lo superaron con mayor solvencia. Un triunfazo que, si no median circunstancias extraordinarias, permitirá recuperar al San Ignacio el centro de la Liga A-1, el tercero de su historia, que no revalida desde la temporada 2012/2013 y que quebrará además la hegemonía grupista en esta competición durante las últimas cuatro campañas. A ello se suma también que el cómputo global de 6-1 firmado por las naranja en sus dos duelos frente al RGC Covadonga A suponen la mayor diferencia a favor de las ovetenses desde que ambos equipos compiten en la máxima categoría del voleibol infantil asturiano.

Victoria bloquea un ataque del RGC Covadonga A.

Victoria bloquea un ataque de Laura.

El margen de ventaja para que el San Ignacio rubrique el título parece ya irreversible. No obstante, el trabajo está inacabado. Por delante quedan tres partidos por disputar y en el propio equipo está la responsabilidad de resolver estos compromisos con el acierto exigible para proclamarse matemáticamente campeón de la Liga A-1. La solvencia que mantiene a las naranja como única escuadra invicta del torneo invita al optimismo en una jornada felizmente triunfal para el voleibol colegial.

El San Ignacio paga caro su fácil triunfo ante el CID-Jovellanos B

Un grave esguince en un momento muy inoportuno. Este es el alto precio que pagó el San Ignacio por su fácil victoria ante el CID-Jovellanos B por 3-0 (25-6; 25-12; 25-7) en la décimo octava jornada de la Liga A-1. Porque más allá de la victoria cosechada por las naranja, la lesión de Sofía representa un serio contratiempo para las colegialas ante el trascendental duelo que le medirá al RGC Covadonga A y que dilucidará en gran medida el campeonato.

Ocurrió en el tercer set, con el partido ya prácticamente liquidado por parte de las locales. Sofía saltó junto a Carlota para bloquear un ataque gijones y, al caer, su tobillo izquierdo cedió. El resultado de la desafortunada jugada fue un esguince que requirió la inmovilización del pie con una férula, quedando prácticamente descartada la participación de la atacante naranja contra el equipo grupista.

Sofia en el Huca voleibol

Sofía aguarda su traslado a casa tras ser inmobilizado su tobillo.

La lesión de Sofía fue lo más sobresaliente de un partido que también registró otro hecho inusual: la primera manga fue arbitrada por Maria Corral ante el retraso de la colegiada Marta Da Cunha Conceiçao. A ello se sumó además la ausencia de Blanca Z. por compromisos familiares, dando así otra dimensión a un encuentro de baja intensidad que el San Ignacio dominó con total autoridad y que no tendría más historia de no ser por estas eventualidades.

Maria Corral dirigiendo el primer set voleibol infantil

Maria Corral arbitrando el primer set. Detrás, la colegiada Marta Da Cunha Conceiçao espera que concluya la  manga para hacerse cargo del arbitraje.

Contingencias, que sin embargo, no alteraron el ritmo que las pupilas de Barri supieron imponer en cada uno de los sets disputados. Para ello recurrieron a su mejor argumento, con saques certeros que debilitaron las opciones de ataque rival y mucha resolución en las situaciones de K-2. De esta forma, las colegialas lograron abrir y consolidar importantes ventajas en el electrónico en cada acto; una superioridad que el CID-Jovellanos B no perturbó en ningún momento.

La casi segura baja de Sofía supone un importante contratiempo para el sexteto colegial, dada la excelente campaña que está despachando la jugadora naranja. Sin embargo, seguro que el equipo sabrá restañar su previsible ausencia con su solidez como escuadra.

Un eficaz San Ignacio desactiva al Mata Jove B

Un San Ignacio bastante inspirado no tuvo mayores dificultades para superar al Mata Jove B por 0-3 (8-25; 16-25; 9-25) en un partido que gobernó con oficio de principio a fin. Las colegialas hicieron valer su eficacia con el saque y en ataque para vencer a un buen equipo, muy trabajador y de infatigable defensa, pero sin las hechuras suficientes para contrarrestar la intensidad con la que se desarrolló el juego naranja.

San Ignacio y Mata Jove B, antes de iniciar el partido.

Tras el intenso y determinante duelo que las ovetenses habían disputado la jornada precedente ante el Mata Jove A, el partido contra el segundo equipo de La Calzada se preveía menos exigente, como así fue. No obstante, la escuadra gijonesa se reveló como un rival rocoso, demostrando por qué es el primero de los tres equipos B que disputan la Liga A-1.

Las ignacianas encauzaron pronto el encuentro con una combinación de excelentes saques y un alto rendimiento en ataque. Con su servicio comenzaron a estrangular las opciones de remate al Mata Jove B y las delanteras naranja fueron completando el trabajo con acierto. Con estas pautas, el pupilas de Barri no tardaron en adquirir una consistente ventaja, que fueron agrandando progresivamente con idénticos argumentos según el set avanzó hasta su conclusión.

Con el encuentro bajo control, el San Ignacio abrió el segundo acto rebajando levemente su nivel de prestaciones, permitiendo así al equipo de La Calzada mantener el equilibrio en el marcador durante el primeros compases de la manga. Pero pese a su esfuerzo, las gijonesas no pudieron sostener el alto ritmo que gradualmente volvieron a aplicar las ignacianas, que de un exiguo 7-9 arriba pasaron a dejar echada la suerte del round con un parcial de 0-10.

El set definitivo tuvo dos partes bien diferenciadas. Una primera, en la que el Mata Jove B logró contener las acometidas naranja y mantener la igualdad en el marcador hasta el 7-7; y una segunda, protagonizada principalmente por Victoria y su servicio. El sobresaliente rendimiento de la opuesta colegial desde la línea de nueve metros fue determinante en el parcial de 0-17 que dejó la manga casi liquidada. Sus saques tensos, secos, duros, se tradujeron en una sucesión de puntos directos o frees, con los que el San Ignacio se adueñó totalmente del choque hasta su final.

A %d blogueros les gusta esto: