Asturias supera con holgura a Cantabria en vísperas del CESA 2018

sturias no tuvo mayores dificultades para superar a Cantabria en el enfrentamiento disputado por ambos equipos como preparación del Campeonato de España de Selecciones Autonómicas (CESA) 2018. El combinado asturiano se impuso por 3-0 (25-7; 25-21; 25-22) y ganó además otros dos set extra por 25-8 y 15-12. Aunque sin rayar a gran altura, las asturianas demostraron mejor nivel que las cántabras, lo que les permitió llevar la iniciativa del juego casi todo el encuentro y en las otras dos mangas disputadas. En este encuentro, debutaron con la Selección Asturiana las jugadoras del San Ignacio Adriana, Cristina, Blanca Z. y Victoria.Las selecciones de Asturias y Cantabria, antes de iniciar el partido.Partidos como el Asturias-Cantabria infantil femenino del bilateral astur-cántabro que ambas comunidades celebraron como preparación del CESA 2018 encierran la previa  incertidumbre que genera la falta de referencias, dada la alta renovación de efectivos que normalmente se produce de un curso a otro. No obstante, los precedentes en estos bilaterales apuntaban hacia la superioridad de las jugadoras asturianas, como así fue.

El duelo se inició con dominio apabullante de Asturias tanto por la efectividad de su juego como por la extrema vulnerabilidad que el combinado de Cantabria exhibía en situaciones de k-1, especialmente en recepción. A ello se sumó la incomodidad que les generaba a la selección cántabra una canasta de baloncesto replegada sobre su campo. Como dato ilustrativo de la autoridad que dictaban las asturianas, el equipo rival anotó su primer punto cuando el marcador señalaba un 13-2, dado que los dos tantos en su haber habían sido fruto de sendos errores de Asturias en el saque. De ahí al final del round inaugural, el combinado dirigido por José Miguel Pérez y Cecilia González Secades no dejó de hacer evidente su potestad sobre la pista del Polideportivo Municipal Javier Hernanz, en Arriondas.

El segundo set, sin embargo, resultó más igualado. La Selección de Cantabria comenzó a mostrar más solidez en defensa, mejorando así la construcción de su ataque. Pero el progreso de las cántabra no fue suficiente como tomar las riendas del encuentro, que siguieron en poder de Asturias, especialmente a partir del 6-6, cuando las asturianas comenzaron a abrir una brecha en el marcador que supieron administrar con aplomo hasta anotarse el juego con más suficiencia de la que refleja el tanteo con el que concluyó el acto.

El tercer round, por su parte, fue el más disputado y de resultado incierto, porque tras unos compases de igualdad en el marcador, Cantabria comenzó a adquirir una apreciable ventaja, fruto de las dificultades que Asturias tenía para frenar los servicios del rival. Momentáneamente se controló la desventaja, pero de nuevo ésta tomó cuerpo hasta alcanzar su máxima diferencia con un 12-17. A partir de ahí, sin embargo, las asturianas recobraron el control del duelo y respondieron con dos parciales de 3-0 y 5-0 que las colocó por delante. Las cántabras, no obstante, lograron mantener por unos instantes el pulso antes de ceder ante una autonómica asturiana que supo encarar con mayor aplomo los puntos decisivos que resolvieron el juego.

Con el 3-0 como resultado del partido, ambos combinados regionales disputaron un set y un tie-break adicionales, en los que Asturias continuó plasmando su superioridad. Lo hizo especialmente en la manga ordinaria, donde como volvió a aventajar a Cantabria de forma clara. En el simulacro de muerte súbita, el enfrentamiento estuvo más igualado, pero el sexteto asturiano mostró mayor temple y oficio para resolver el tie-break a su favor.

Los equipos reunidos en la cancha tras finalizar el encuentro.

Partidollo en Ribadesella

Con anterioridad a este enfrentamiento con Cantabria, la Selección Asturiana celebró una sesión de entrenamiento midiéndose a un combinado del CV Ribadesella integrado por jugadoras juveniles, cadetes e infantiles. Al igual que en el bilateral contra el combinado cántabro, el duelo alcanzó los cinco set, tres del partido ordinario más una manga y un tie-break.

Un gris San Ignacio gana al CV Ribadesella y termina invicto la Liga

El San Ignacio cerró la Liga A-1 de los Juegos Deportivos del Principado de Asturias con 22 victorias en 22 partidos. Las colegialas rubricaron este soberbio balance ganando por 0-3 (15-25; 17-25; 9-25) al CV Ribadesella en la última cita del calendario liguero. No obstante, las campeonas invictas de la máxima categoría del voleibol femenino infantil asturiano despacharon un encuentro gris e irregular, con varias fases de mal juego, especialmente en recepción.San Ignacio y CV Ribadesella, antes de iniciar el partido.

Los dos equipos llegaban al epílogo del campeonato con los deberes hechos. Esta circunstancia no restaba, sin embargo, alicientes al duelo. Para las naranja suponía la posibilidad de refrendar con un pleno de victorias el dominio ejercido durante el torneo, mientras que las locales aspiraban cerrar su excelente temporada poniendo en aprietos a las campeonas. Ambos conjuntos cumplieron con sus objetivos. Las ovetenses lo hicieron ganando el partido; las riosellanas, siendo un correoso oponente que llegó a llevar la batuta del encuentro durante varias fases.

El San Ignacio comenzó incómodo el partido. Lastrado por una deficiente recepción y unos servicios y ataques imprecisos, las colegialas distaban mucho del equipo dominador del torneo, circunstancia que aprovechó el CV Ribadesella para protagonizar un inicio de set muy igualado hasta el 6-6 y pasar a hacerse con las riendas del juego y también del marcador, que impulsaron a su favor hasta el 11-7. Pero hasta ahí llegó la concesión naranja, que con un parcial de 0-8 dieron la vuelta a la manga inaugural para dominarla ya casi por completo hasta su conclusión.

El San Ignacio defiende un ataque del CV Ribadesella.

La solvencia con la que el San Ignacio había logrado finalmente cerrar el primer set tuvo continuidad durante los primeros compases del segundo, con una colegialas que rápidamente adquirieron una consistente ventaja de 1-7. Pero su progresión se frenó en seco, cuando cayeron de nuevo cautivas de las imprecisiones en defensa y en ataque. El CV Ribadesella sacó rédito a la ocasión que le ofrecía las fisuras colegiales para equilibrar juego y llevar el marcador a un 15-15. Sin embargo, las locales poco más pudieron hacer en cuanto las naranja se reencontraron consigo mismas para anotarse  con autoridad el set.

El round que cerró el partido fue, sin duda, el más desigual. En contra de lo ocurrido en las dos mangas precedentes, el San Ignacio no volvió a tener lagunas profundas en su juego, lo que pronto se dejó sentir en el marcador. Porque aunque las evoluciones de las ovetenses sobre la cancha no rayaba a gran altura, adquirieron la continuidad necesaria para que las locales ya no pudieran contrarrestar su juego. De esta forma, los puntos de ventaja que el sexteto de Fuentesila se fue cobrando no dejaron de crecer hasta el final del encuentro.

Victoria, en una de las çultimas jugadas del primer set.

Con este partido gris, el San Ignacio pone punto y final a un brillante campeonato, que cierra como campeón invicto, logran por tercera vez en la historia de este torneo el título de la Liga A-1, que no ganaba desde la temporada 2012/2013.

A %d blogueros les gusta esto: