Un gris San Ignacio gana al CV Ribadesella y termina invicto la Liga

El San Ignacio cerró la Liga A-1 de los Juegos Deportivos del Principado de Asturias con 22 victorias en 22 partidos. Las colegialas rubricaron este soberbio balance ganando por 0-3 (15-25; 17-25; 9-25) al CV Ribadesella en la última cita del calendario liguero. No obstante, las campeonas invictas de la máxima categoría del voleibol femenino infantil asturiano despacharon un encuentro gris e irregular, con varias fases de mal juego, especialmente en recepción.San Ignacio y CV Ribadesella, antes de iniciar el partido.

Los dos equipos llegaban al epílogo del campeonato con los deberes hechos. Esta circunstancia no restaba, sin embargo, alicientes al duelo. Para las naranja suponía la posibilidad de refrendar con un pleno de victorias el dominio ejercido durante el torneo, mientras que las locales aspiraban cerrar su excelente temporada poniendo en aprietos a las campeonas. Ambos conjuntos cumplieron con sus objetivos. Las ovetenses lo hicieron ganando el partido; las riosellanas, siendo un correoso oponente que llegó a llevar la batuta del encuentro durante varias fases.

El San Ignacio comenzó incómodo el partido. Lastrado por una deficiente recepción y unos servicios y ataques imprecisos, las colegialas distaban mucho del equipo dominador del torneo, circunstancia que aprovechó el CV Ribadesella para protagonizar un inicio de set muy igualado hasta el 6-6 y pasar a hacerse con las riendas del juego y también del marcador, que impulsaron a su favor hasta el 11-7. Pero hasta ahí llegó la concesión naranja, que con un parcial de 0-8 dieron la vuelta a la manga inaugural para dominarla ya casi por completo hasta su conclusión.

El San Ignacio defiende un ataque del CV Ribadesella.

La solvencia con la que el San Ignacio había logrado finalmente cerrar el primer set tuvo continuidad durante los primeros compases del segundo, con una colegialas que rápidamente adquirieron una consistente ventaja de 1-7. Pero su progresión se frenó en seco, cuando cayeron de nuevo cautivas de las imprecisiones en defensa y en ataque. El CV Ribadesella sacó rédito a la ocasión que le ofrecía las fisuras colegiales para equilibrar juego y llevar el marcador a un 15-15. Sin embargo, las locales poco más pudieron hacer en cuanto las naranja se reencontraron consigo mismas para anotarse  con autoridad el set.

El round que cerró el partido fue, sin duda, el más desigual. En contra de lo ocurrido en las dos mangas precedentes, el San Ignacio no volvió a tener lagunas profundas en su juego, lo que pronto se dejó sentir en el marcador. Porque aunque las evoluciones de las ovetenses sobre la cancha no rayaba a gran altura, adquirieron la continuidad necesaria para que las locales ya no pudieran contrarrestar su juego. De esta forma, los puntos de ventaja que el sexteto de Fuentesila se fue cobrando no dejaron de crecer hasta el final del encuentro.

Victoria, en una de las çultimas jugadas del primer set.

Con este partido gris, el San Ignacio pone punto y final a un brillante campeonato, que cierra como campeón invicto, logran por tercera vez en la historia de este torneo el título de la Liga A-1, que no ganaba desde la temporada 2012/2013.

El San Ignacio gana a un buen Náutico de Carreño y canta el alirón

El San Ignacio ya es campeón de la Liga A-1. Aunque no necesita ni si quiera ganar para serlo, su nítida victoria ante el Club Náutico de Carreño por 0-3 (10-25; 14-25; 13-25) le permitió cantar en el alirón a falta de una jornada para finalizar el torneo. Y además lo hizo a lo grande, jugando un notable partido ante al excelente equipo candasín, revelación del torneo.

San Ignacio y Club Náutico de Carreño, antes de iniciar el partido.

Las colegialas sabían que tras las complicadas victorias ante el Mata Jove A y el RGC Covadonga A tenía prácticamente en la mano el entorchado 2017/2018 de la máxima categoría del voleibol infantil asturiano, salvo hecatombe. Pero tener ganado el título de facto no era óbice para que las naranja no rubricarán la consecuención del torneo en modo campeón, como así hicieron, superando con claridad y con unas destacables prestaciones al conjunto carreñense, que resultó un duro y combativo rival pese al holgado marcador firmado por la escuadra que dirige Miguel Barri.

 

Los tres set disputados en el encuentro fueron de similar factura. En cada uno de ellos, el San Ignacio se adueñó de la iniciativa del juego, rindiendo a alto nivel en defensa y especialmente en ataque, lo que permitió a las naranja abrir brechas en el marcado que pronto se adivinaron como irreversibles pese a la intensidad defensiva y la potencia en ataque con que se emplearon las candasinas a lo largo de todo el duelo.

 

El excelente desempeño del Club Náutico de Carreño quizá hubiera puesta en mayores aprietos al San Ignacio en otras circunstancias, cuando por fas o por nefas la caraja se adueña de las ovetenses, como en el partido contra el Colegio Inmaculada, pero en esta ocasión las de Fuentesila estaban en modo campeón, exhibiendo un alto grado de concentración que secó y contrarrestó con eficacia el juego de las locales.

 

Conseguido matemáticamente el campeonato, las ovetenses cerrarán la temporada ante el CV Ribadesella, un último peldaño para redondear una impecable trayectoria ligera que pueden rubricar como campeonas invictas.

A %d blogueros les gusta esto: