El San Ignacio suma una sufrida victoria ante el Inmaculada

Hasta el mejor escribano echa un borrón. Así le ocurrió al San Ignacio en su visita dominical al centenario Colegio Inmaculada. Pese a ganar por 0-3 (21-25; 17-25; 12-25), las ovetenses despacharon un encuentro muy irregular, sin la efectividad que les distingue en defensa y ataque. Las gijonesas sacaron provecho de esta circunstancia para poner a las naranja en un serio compromiso durante el primer set y la mitad del segundo, pero finalmente acabaron sucumbiendo ante la superioridad global ignaciana.

 

Tras el apacible derbi carbayón, el San Ignacio cumplía con segundo compromiso del fin de semana madrugando para medirse al Inmaculada, que la víspera había caído derrotado ante el CV Cangas de Onís, uno de sus rivales directos en la zona templada de la tabla. Adversario conocido y con oficio, aunque asequible para el nivel habitual de juego del sexteto de Fuentesila. Pero contrariamente a lo previsto, el partido comenzó sorpresivamente a trabarse según avanzaba el primer set y no fue hasta mediados del segundo acto cuando las naranja lograron hacerse definitivamente con el mando del encuentro.

Defensa de Blanca C San Ignacio Inmaculada voleibol

Blanca C., recibiendo un remate gijonés en zona seis.

El duelo comenzó, sin embargo, de forma excelente para los intereses carbayones. Como en la jornada precedente ante el CV Oviedo, Blanca Z. abrió el encuentro con serie de certeros saques que colocaron al combinado naranja 0-6 arriba; una progresión que prolongó Sofía hasta tener el marcador 1-8 de cara. Pero a partir de ese momento surgió un San Ignacio desconocido, vulnerable en defensa, plano en ataque, errático por momentos.

 

El Inmaculada supo sacar entonces importante rédito del irreconocible juego ovetense. Armado sobre una defensa y un bloqueo que ganaba solidez por momentos y con un ataque que encontraba espacios con facilidad en el blindaje colegial, las gijonesas limaron su desventaja de forma vertiginosa, hasta ponerse por delante 12-11. El San Ignacio acababa de meterse en un lío del que parecía no encontrar la salida, especialmente al comprobar que las locales eran capaces de discutirle cada punto y el mando en el marcador. A falta de mejores argumentos, las naranja se atrincheraron tras la eficacia de su saque –Cristina, Carlota, Adriana y Victoria– y en el brazo de Blanca Z. para mantenerse a flote y tomar la ventaja suficiente en la recta final del juego para anotarse el set.

 

La primera mitad del segundo round fue bastante similar al primero. Aunque es cierto que el equipo gijonés comenzó tomando la delantera, el San Ignacio pronto se hizo con el mando con una sólida ventaja que llegó a ser de seis puntos cuando el marcador señalaba 2-8. A partir de ese instante el San Ignacio volvió a las andadas del set inaugural, facilitando que el Inmaculada equilibrara el tanteo 10-10. Y de nuevo las carbayonas se aferraron al saque para salir de atolladero. Con una eficiente serie de servicios, Victoria descompuso por completo a la recepción local, dando aire a las ignacianas con un 10-19 a favor. Aunque las titulares de la cancha siguieron apretando aprovechando el persistente desacierto colegial, ya no pudieron revertir esa desventaja.

 

El tercer y último set tuvo otro argumento distinto. Las jugadoras visitantes dejaron de encadenar fallos, lo que les permitió edificar una ventaja que no dejó de aumentar según avanzaba el juego. Porque aunque el Inmaculada siguió siendo el mismo equipo que acababa de poner contra las cuerdas a las naranja, el San Ignacio supo ofrecer una cara más reconocible, aunque no del todo. Además del saque, que continuó rindiendo satisfactoriamente, el brazo de Adriana empezó a ofrecer un alto grado e acierto, se ganó prestancia en la red y robustez en defensa. Con esa base, las pupilas de Barri no tuvieron mayores problemas para controlar el resto del encuentro y una victoria un complicado partido.

El técnico colegial se dirige a las jugadoras al final del encuentro.

Barri se dirige a las jugadoras al finaliza el partido.

El San Ignacio debe, por tanto, pasar página de lo ocurrido sobre la cancha del Inmaculada, no sin llevarse aprendida como lección que cualquier partido se puede enrevesar de forma inopinada. En vez del adversario asequible que confiaban encontrar al otro lado de la red, el sexteto gijonés resultó un equipo rocoso que supo explotar con tenacidad y acierto el pobre desempeño ovetense, especialmente en set inaugural y en buena parte del segundo. Tal como ha ocurrido, puede volver a suceder. Afortunadamente este mal día que tiene cualquiera tuvo lugar frente a un rival al que incluso echando borrones se le pudo ganar.

2 comentarios el “El San Ignacio suma una sufrida victoria ante el Inmaculada

  1. Pingback: El San Ignacio se enmienda para ganar al RGC Covadonga B | Vito juega al voley

  2. Pingback: El San Ignacio supera sin dificultad al CID-Jovellanos A | Vito juega al voley

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: